lunes, noviembre 24, 2014

USO Y ABUSO DEL PERDÓN

Efe
Las vestimentas blancas casi hacen la croqueta sobre el terrazo de la iglesia. Se extiende finalmente el capellán número 9 hablando más de Iglesia que de culpa ajena o de culpa propia, que es un concepto con el cual la Iglesia sabe jugar sin ningún problema. El arzobispo de Granada, monseñor Javier Martínez, apela al perdón "que todos los días suplicamos a Dios y a nuestros hermanos". El anuncio es que, "como en Viernes Santo", se postraría ante el altar, pidiendo a los sacerdotes que cooficiaban junto a él que lo imitasen y a los más de mil fieles que ocupaban el templo que se arrodillasen. Una petición de perdón "de un par de minutos, nada de unos segundos". Javier Martínez quiso disculparse "por todas las veces que podamos haber hecho daño a alguien" (!ni que decir tiene que el templo estaba repleto de padres que estaban encantados!) y en especial "a todos aquellos que hayan sido escandalizados por la conducta de la Iglesias y de los pastores" ("los escandalizados sí, los demás no"). "Lo que produce escándalo es que seamos malos pastores"