viernes, septiembre 15, 2006

MESTIZAJE EN EL FUTURO

La enorme cantidad de inmigrantes (o de hijos de inmigrante) que uno se encuentra en estos primeros días de colegio en España hace que uno se imagine un futuro lleno de mestizaje y mezclas raciales. Incluso hoy entre los treintañeros que conozco nos encontramos parejas de española y alemán, española y argentino, español y chilena y así un largo etcétera.

Que nadie se engañe: cultural y económicamente la mezcla siempre es positiva. Dentro de pocos años las estrellas de los equipos de fútbol españoles se podrán llamar Salim, Jair o Khaled, el presentador del telediario tendrá cara de hindú, en las radios españolas se podrán escuchar acentos ecuatorianos y argentinos.

El problema de los niños del mañana no es la mezcla, como algún ultra quiere hacernos ver, sino el fracaso escolar. La ESO, uno de los inventos más nefastos de la enseñanza de los últimos años, está engendrando una generación de incultos que posiblemente debamos padecer en la próxima generación.

2 comentarios:

Diego López dijo...

Exacto. Yo creo en las culturas, pero no en la defensa de una cultura a ultranza. Me explico. Yo soy un enamorado de nuestra cultura, pero al mismo tiempo me gusta conocer otras distintas y aprender de ellas.

No recuerdo exactamente quién dijo que a la perfección, la cual no existe, podemos acercarnos a través de la moderación. Así pues, si cada cultura aprende lo bueno de las otras culturas, se crearía un cóctel divino, no perfecto, pero sí mejor. Vamos es mi opinión, me tachan a veces de muchas cosas, pero igual que respeto, me gusta ser respetado.

Un abrazo.

PD: Javier te mandé un e-mail comunicándote el cambio de dirección de mi blog. Por si no te ha llegado o lees antes el comentario, la nueva dirección es http://lahoracritica.blogspot.com

Marc dijo...

Jo també hi estic totalment d'acord: la barreja sempre és bona i desitjable en totes les cultures. No hem d'oblidar, però, que la integració i la receptivitat és fonamental: quan algú vingui de fora ha de trobar un suport incondicional i facilitar així que s'impregnin de la (o les) nostres cultures. Hi haurà problemes mentre hi hagi el rebuig incult i la malfiança racista. Crec en la barreja, però sisplau, no caiguem en tòpics i siguem realistes: les cultures minoritàries (i minoritzades moltes vegades) no han de patir l'efecte "mobbing" per part de les majoritàries i, si entenem que Espanya és un estat plurinacional, amb llengües, nacions i cultures diferents, serà molt millor pels immigrants que vénen i pels autòctons de cada comunitat autònoma i nació.