viernes, septiembre 27, 2013

EUROPA AYUDA A LOS CARAS DE BÉLMEZ

Cuando digo “los caras de Bélmez” me refiero a los que se han enriquecido a base de explotar el supuesto fenómeno de “las caras de Bélmez”. Bélmez de la Moraleda es un pequeño pueblo de la provincia de Jaén, con una casa con paredes llenas de caras y donde por mucho que piques en las paredes las caras siguen apareciendo. Germán de Argumosa, Hans Bender y Fernando Jiménez del Oso han investigado sobre el tema desde hace 40 años y con su supuesta credibilidad pseudo-científica le dieron carta de naturaleza a una suerte de “fenómeno paranormal” que en el fondo es el “timo de la estampita”.

Pues bien, ahora hasta la Unión Europea (UE) ha decidido dar “estampitas” a la señora que se hace la tonta pero que es más lista que el hambre, en este caso personificada en “los caras de Bélmez”. Desde Bruselas apoyarán económicamente a un centro de interpretación turística de las famosas caras. El edificio cuesta 768.457 euros, que costearán la UE en un 70 por ciento y la Diputación en un 30 por ciento. ¡Pondrán hasta psicofonías! ¡Uau!

La familia de la ya fallecida María Gómez, que es la dueña de la casa donde se descubrió tamaño prodigio, se frotará las manos porque nuestros socios comunitarios les permitirán seguir con el cuento por más y más tiempo. Y el alcalde, Pedro Justicia, estará encantado porque la UE le resolverá la vida a otras tantas familias y así le votarán. Pero la ciencia se escandaliza y con razón. Sobre todo cuando se publican supuestos conceptos como la “teleplastia”, es decir, la proyección de imágenes a la pared desde la propia mente.

Yo mismo he estado en Bélmez haciendo reportajes y me siento culpable por haber fomentado la ignorancia entre los espectadores del programa en el que trabajaba. Afirmo “fomentar la ignorancia” porque nos manteníamos neutrales ante lo que pasaba… pero no nos posicionábamos, y en estos temas hay que mojarse. Soy pensionista y no necesito la televisión para vivir, y desde mi blog puedo hablar con total libertad y sin que me mande nadie. Y mi opinión es que lo de las caras no tiene ningún fundamento racional. Y además, es una vergüenza que los fondos europeos financien eso y no sectores tan en crisis como el olivar, por ejemplo.

2 comentarios:

victoriano dijo...

Cada uno se gana la vida como puede, unos con las caras de belmez, otros engañando y recortando todo lo que se le pone por delante.

Javier Lunaro dijo...

los dos timan a la gente