jueves, junio 23, 2011

UN CURA PUEDE SER CONCEJAL... Y ALCALDE

Ahora parece un escándalo que un sacerdote quiera ser concejal de su ayuntamiento. El caso de Antonio Fernández, en A Gudiña, en Galicia, es descorazonador. El administrador apostólico de Ourense anunció la suspensión de su labor pastoral mientras no dejara la política. Y Fernández tragó, dejó su acta de 'concelleiro' socialista y ahora la jerarquía católica tiene el papelón de colocarlo en otras parroquias (leer noticia).

Estamos ante una clara illustración de como las mentes de ciertos sectores del clero se van cerrando con los años. En 1979, en en mi ciudad de nacimiento, en Santa Coloma de Gramenet, un cura comunista se convirtió en alcalde de una de las ciudades obreras más importantes de España. Lluís Hernández era el párroco del barrio de Las Oliveras. Y no pasó nada. Convivía con una mujer. Y no pasó nada. Viajaba a Cuba y hacía visitas a las guerrillas comunistas de América Latina. Y no pasó nada. Dio dinero a los sandinistas de Nicaragua. Y no pasó nada. ¡Faltaría más! ¿Debería pasar algo?

Un dia, el mismísimo arzobispo de Barcelona, que entonces era Ricard María Carles, afirmó que habría que estudiar el caso de Lluís Hernández, de acuerdo a la compatibilidad de la alcaldía y la parroquia. Desde su sillón, Hernández le dijo que esa era la opinión del arzobispo, pero que no era "palabra divina". El día que tuvo que dejar su cargo de alcalde, que no de concejal, no fue por imposición de la jerarquía católica, sino porque las urnas quisieron que Manuela de Madre fuera la nueva alcaldesa en 1991. Y Manuela no hizo más que recoger todo lo que Hernández había sembrado años antes. El brutal cambio de una ciudad sin asfalto a una ciudad con los mejores servicios y las mejores comunicaciones fue cosa del cura.

Un cura puede ser concejal, alcalde, cirujano plástico, fontanero, periodista, zapatero, joyero, barbero, etc. Un cura puede viajar donde desee, puede casarse, tener hijos, hacer lo que quiera... Un cura debe ser libre e integrarse en la sociedad. Sólo así podrá hablar de ella. Al menos es mi punto de vista... El punto de vista de un agnóstico al que le gustaría un diálogo entre religiones dentro de la laicidad.

3 comentarios:

victoriano dijo...

Pero que importancia tiene si un cura es concejal o es otra cosa, lo importante es que sea honrrado, que de eso queda poco, yo me acuerdo del alcalde de santa coloma, Luis Hernande y era una persona que lo veias en la calle, en el metro, o en la montaña y podias hablar con el tranquilamente, como cura, alcalde y lo más importante como persona, no levaba escolta, ahora casi todos tienen escolta y coche oficial y lo más importante conocen los mejores restaurantes.

javierlunaro dijo...

Es verdad. Me acuerdo que todos los domingos bajaba con los niños al parque de Can Zam, se sentaba en su sillita y jugaba en ellos... y cuando llegaba alguien a quejarse de algo, te sacaba su clásica libreta, apuntaba lo que pasaba, consultaba y normalmente notabas que te había hecho caso.

Uno que pasó por casualidad dijo...

Y vivir en la China. ¿Por qué no?
Mire yo tuve un gran amigo que era sacerdote y una extraordinaria persona, que decía:
El que quiere estar con Dios y el demonio, se queda en el término medio y como esto no es posible, se queda con el demonio.
Cansado de la falsedad de gran parte del clero, dejé el sacerdocio, empezando desde CERO, una nueva vida.
Y lo que Vd. defiende es ser cura como si fuera una profesión cualquiera y sin obligación alguna, con horario libre y a conveniencia.
Podría crear una escuela: Curas libres, SA o SL.
Y pagarles un sueldo. Tendría éxito.
Y, si Vd. conoce a Francesc Pujol, ilustre artista y escritor catalán, sabrá que reivindicaba un sueldo por el mero hecho de ser catalán.
Vd. sabe que en Cataluña, todo cabe, es el “lugar” de los prodigios. Incluso curas como Lluis Hernández, converso idólatra, triunfante en toda época y lugar´.
Vd podría hacerlo igual, libre es, por el hecho de ser cura de su Sociedad Anónima, Limitada, o… del tipo que creyera conveniente e incluso crear la religión de los “Curas libres y con sueldo”.
Y, haciendo honor a su nombre, sin ideario alguno, o sea, libre y que cada miembro o “miembra” hiciera lo que viniese en gana, con tan solo una o dos “prohibiciones”:
“Los miembros de esta singular Sociedad, no podrán robar ni matar, excepto cuando sea necesario hacerlo, lo que cada uno juzgará según su LIBRE albedrío”.
¡Ánimo!