viernes, mayo 12, 2006

OPÁ, VIAZÉ UN CORRÁ

La campanada de 'El Koala' llamada 'Opá' y lo que sigue no es ninguna casualidad. Es una curiosa reivindicación de la vida rural, que no tranquila ni bucólica. Es vida de pueblo no de quedarse tendido al sol en plan lagarto Juancho, sino en plan currante, de ayudar a 'opá' a pintar el Land Rover, a sacar las papas o a lo que haga falta. 'El Koala' nos da un poco de stress de pueblo a través del rock.

Hoy he conocido a un hombre que bien podría ser un koala moderno. Se trata de un pastor llamado José Mari, pero con más pinta de Paul Carrack que otra cosa. Tiene 32 años y ha decidido quedarse en una casa en pleno corazón de Sierra Mágina, entre los municipios de Bedmar y Albanchez de Mágina. Su vida son sus 1.300 ovejas. No toda la gente de su edad puede con esa vida. Y es que el stress de un alto ejecutivo urbanita a veces puede estar muy por debajo del stress rural...

2 comentarios:

AZP dijo...

Toda la verdad sobre la gafe estafa de los sellos. El liberticida zETApé está detrás de todo:
http://antizopilote.bitacoras.com/archivos/2006/05/14/el-timo-de-la-zapaestampita

anuskinha dijo...

Pues tienes razón, Lunaro, la verdad es que yo me quejo un montonazo del estrés de la ciudad, del infarto que supone cada cierre de cada revista..., pero te aseguro a que no hay ovarios a salir disparada detrás de 20 ovejas descarriadas, corriendo cada una en una dirección.

1.300 ovejas..... ¡buf! Este tío es un auténtico héroe!!!