martes, marzo 25, 2014

SIN JUECES INDEPENDIENTES, NO HAY DEMOCRACIA


Normalmente una democracia de calidad debe tener tres poderes claramente diferenciados: ejecutivo (gobierno), legislativo (parlamento que aprueba las leyes y que controla el buen gobierno) y judicial (que aplica esas leyes). Eso es lo que dijo en su momento Montesquieu. Si esos tres poderes permanecen debidamente separados, la democracia será más limpia, transparente y normalizada. Hoy los doce magistrados del Tribunal Constitucional han decidido que los catalanes no tienen derecho a decidir su destino. Todos ello, a pocos días de que el poder legislativo vote sobre el asunto. O lo que es lo mismo, el poder judicial ya le ha dicho al legislativo lo que tiene que hacer. ¿Qué democracia es esta? Tanto hablar de Suárez como pactista para esto. ¡Qué panda de hipócritas!

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Sin acritud, Lunaro: resulta que el TC, no forma parte del Poder Judicial. Eso en primer lugar.Y en segundo lugar no se que tiene de antidemocrático que el máximo interprete de la CE afirme que ese derecho a decidir de forma autonoma, no tiene cabida en nuestra CE. El derecho, amigo Javier, es una disciplina cientifica, como la física, y sin perjuicio de ser mucho más flexible que esta, también tiene unas reglas que hay que conocer antes de emitir juicios.

Javier Lunaro dijo...

gracias por tu reflexión.