lunes, octubre 23, 2006

SEGUNDA CERVEZA

Miro mi correo, veo las noticias y sorbo mi segunda lata de Voll-Damm. Siento que el mundo gira alrededor mío sin que me preocupe prácticamente nada... excepto la gente que pierde sus posesiones por culpa de las riadas, alguien que ha desaparecido por Huelva, un niño que muere de hambre cada cinco segundos, otros tantos que no comen casi nada, otros tantos que trabajan como si fueran adultos, otros que pegan a otros mientras varios profesores quemados hacen oídos sordos para no complicarse la vida...

Y yo me pregunto qué capacidad tenemos para preocuparnos, para indignarnos por las cosas. Ante tal saturación de información, ¿no estaremos un tanto narcotizados?, ¿no estará anestesiada nuestra capacidad de sorpresa ante mil imágenes impactantes y declaraciones polémicas?, ¿no nos encontraremos en el paso previo del capitalismo salvaje?... ¿o acaso nos encontramos ya en él?

4 comentarios:

Diego Cruz dijo...

Yo creo que ya nos encontramos en él desde hace tiempo. La prueba es que se postea de lo humano y lo divino, pero siempre desde la habitación o la oficina, con el pc o el portátil, teniendo nuestras necesidades cubiertas. Hecho en falta el protagonismo de los más desfavorecidos, de los que nunca salen en ningún sitio. Lo mismo el Nuevo Periodismo les busca un hueco y los hace protagonistas, también, de su existencia.

javierog dijo...

Muchas veces me he preguntado el porqué nos afecta tanto una tragedia cercana como la de las torres gemelas, y en cambio los desastres de una guerra, un sunami o el hambre nos causan mayor indiferencia a pesar del mayor número de víctimas.

¿Nos afectan las cosas en función de lo cercanas o lejanas que las vivimos? ¿tiene que ver hasta que punto podemos sentirnos identificados para sentir mayor empatía?...

javierlunaro dijo...

Nos afectará más lo de las torres gemelas que no una tragedia sucedida en Marruecos. No se trata únicamente de distancia física, sino de distancia psicológica, con civilizaciones con modelos de vida más parecidos a los nuestros. Es así de triste.

FlordeNoche dijo...

(pa poner un poco de humor...) ¿No será que con una 2ª cerveza se todo un poquillo diferente? je je. Salud!