jueves, octubre 12, 2006

ALGUNAS REFLEXIONES SOBRE LA HISPANIDAD


Hoy es 12 de octubre, día de la Hispanidad. Primero de todo, quería decir que es una fecha que me incomoda bastante. Más que nada por la efemérides que supone, el aniversario del supuesto descubrimiento de América. Me hace gracia que en 1492 América se descubriera. ¿Qué pasa?, ¿que antes no existía? Ligar el concepto de lo hispano a América lo veo de un imperialismo un tanto lamentable y caduco. En mi caso, la españolidad la llevo en casa, desde un punto de vista personal, cultural y de identidad, sin más. Igual que mi catalanidad, que se reparte en mi identidad nacional a partes iguales con lo español.

En un día como hoy, la gente no se preocupa de si es española o no. Casi interesan más aquellos que no se sienten españoles, el nacionalismo catalán y vasco, desde los más razonables e intelectualmente más válidos hasta el imbécil de Salvador Sostres (ver artículo de más abajo). En los tiempos actuales, no hay nada más español que negar la hispanidad y diferenciarse del vecino de al lado. Mientras en Europa, llevar la bandera del país al que se pertenezca se hace de forma sana y sin complejos, en España da casi vergüenza. Desde mi punto de vista, deberíamos reformular el concepto 'hispanidad', para hacerlo más democrático. Que el hecho de ser español no esté automáticamente enlazado con la derecha y que la hispanidad, por ejemplo, se vea reflejada en la bandera tricolor de la República. Y es que el 14 de abril sería un día excelente para conmemorar la hispanidad...

2 comentarios:

Pepe317 dijo...

"Mientras en Europa, llevar la bandera del país al que se pertenezca se hace de forma sana y sin complejos, en España da casi vergüenza"

... por algo será!

...ummm, quizás porque España no existe?.... es una quimera?... una ilusión para los ilusos?

Saludos

Marc dijo...

Cadascú pot portar al cor la bandera que vulgui, només faltaria! Però sempre s'ha de respectar qui pensa i sent diferent. Jo no em sento espanyol i punt, no per això em cagaré amb Espanya ni amb els espanyols; simplement no comparteixo un sentiment nacional espanyol, però no imposaré la meva manera de pensar. Ah, i de nacionalisme imbècil i intel·ligent també n'hi ha a Espanya.