domingo, agosto 06, 2006

ROMPER AMARRAS

Cada día estoy más convencido que vivimos por ciclos, que nada es para siempre y que la vida te depara siempre nuevas oportunidades. Hace poco rompí con mi pareja. No voy a explicar aquí por qué. Considero que forma parte de la intimidad, pero sí es verdad que no nos debemos anquilosar en nada, que hay que mirar hacia el futuro y que buscar las soluciones más cómodas a la larga se puede lamentar. Sobre todo con la seguridad de que hacemos lo mejor por nosotros mismos y también por los demás. No me considero mal tipo sino todo lo contrario y sé que he hecho lo adecuado.

15 comentarios:

Principessa dijo...

Desde luego que lo has hecho, le has quitado un gran lastre a tu pareja. No se puede estar con alguien que no quiere involucrarse con el que ama, que solo está cuando necesita que le ayuden, pero sale corriendo cuando es él el que tiene que dar, el que tiene que demostrar lo que significa "Te quiero". Es tan fácil decirlo y tan difícil demostrarlo.

javierlunaro dijo...

Llevo siete años y medio dando

javierlunaro dijo...

... y me parece curioso que AHORA te hayas vuelto adicta al blog.

Pat Garret dijo...

Falta una furgoneta y un rancho, te abres la camisa y ya es esto Pasión de Gavilanes.
Por cierto, "Cada día estoy más convencido DE que vivimos por ciclos". Se está convencido de algo no que algo. Tan malo es el dequeísmo como su ausencia. La gramática es muy importante en el amor.
No te tomes a mal la corrección. Entre castigadores tenemos que apoyarnos.

Anónimo dijo...

No se en tu vida sentimental, pero en otros ámbitos has quedado muy mal. Cuando te fuiste sin un duro de la radio de Berlanga, la única que te apoyó, fue tu pareja, y ahora le das la patada, valóralo, anda

Pepe Le Puf dijo...

PRINCIPESSA (Joaquín Sardina)
Entre la cirrosis
y la sobredosis
andas siempre, muñeca.
Con tu sucia camisa
y, en lugar de sonrisa,
una especie de mueca.
¿Cómo no imaginarte,
cómo no recordarte
hace apenas dos años?
Cuando eras la principessa
de la boca de fresa,
cuando tenías aún esa forma
de hacerme daño.
Ahora es demasiado tarde, principessa.
Búscate otro perro que te ladre, principessa.
Maldito sea el gurú
que levantó entre tú
y yo un silencio oscuro,
del que ya sólo sales
para decirme, “vale,
déjame veinte duros”.
Ya no te tengo miedo
nena, pero no puedo
seguirte en tu viaje.
Cúantas veces hubiera dado la vida entera
porque tú me pidieras
llevarte el equipaje.
Ahora es demasiado tarde, principessa…
Tú que sembraste en todas
las islas de la moda
las flores de tu gracia,
¿cómo no ibas a verte
envuelta en una muerte
con asalto a farmacia?
¿Con qué ley condenarte
si somos juez y parte
todos de tus andanzas?
Sigue con tus movidas,
pero no pidas
que me pase la vida
pagándote fianzas.
Ahora es demasiado tarde, principessa
Búscate otro perro que te ladre, principessa

Guau, guauuuuu.

Pepe Le Puf dijo...

Pejdúname la osadía, pego nu me gujta que se saquen a las cuitas pejsonales a aigueajlas a la calle. Los trapos sucios se lavan en la casa. Javiej, no es bonito justificajse si no hay gasón paga ello, piénsalo. Si pones que no eres mal tipo igual le estás echando caquita ensima a alguien que a lo mejoj nu se lo meguese. No hables desde la prepotencia y la autocomplasensia. Ni desde el guencor. Un amogoso saludito.

Anónimo dijo...

Creo que ser honesto es siempre importante y que siempre las decisiones se entienden igual.Quizás tu pareja no entienda el final de ciclo, pero seguro que la vida le da la oportunidad de entenderlo. No es buena señal, reprochar las cosas que uno hizo por el otro cuando algo se acaba sin encontrar nada bueno,cuando cuesta encontrar algo positivo es una señal que deja ver que quizás no era todo tan ideal como parecía.Y con respecto a dar la opinion de como se ve uno "No soy mal tipo..." no creo que sea señalarse o poner la venda antes de la herida, sobre lo que otros puedan pensar. Simplemente es la forma en la que tú mismo te valoras en este momento de ese camino de sorpresas y ciclos que es la vida.

Anónimo dijo...

Una cosilla solo, en la primera frase, donde dice siempre se entienden igual, queria decir no siempre... es que una sola palabra cambia muchoel sentido final

Anónimo dijo...

Cuando el único argumento que se pretende esgrimir para mantener a alguien a tu lado es lo que se hizo por él o ella en otro momento,la cosa va muy mal. Las relaciones no son contratos, aunque la ayuda y el apoyo mutuos son fundamentales. Esa ayuda y ese apoyo ha de darse en los malos momentos, pero también en los buenos, y es algo que la gente olvida a menudo...

El amor en los buenos momentos también se pone a prueba cada día, exige generosidad para compartir con la mente libre las expectativas del otro, exige buen ánimo, empatía y a veces,la suficiente grandeza de alma como para sobreponernos a nuestros propios miedos y dificultades, comprender y dar votos de confianza. Avanzar y no estancarse. Sólo adaptándose a las circunstancias pueden durar mucho tiempo las etapas del amor. Ah, y decir que uno no es malo no equivale a acusarse, ni mucho menos, sólo asumir la propia honestidad.

Anónimo dijo...

A veces hay que tomar decisiones y, aunque sean las decisiones correctas, puede ser doloroso. Sin embargo, todo pasa con el tiempo. Por mucho que quieras a una persona, a veces hay que tener el valor para decidir cambiar y romper si ya sólo te crea estancamiento, si te culpabiliza de las cosas que son realmente responsabilidad suya y si te critica cualquier pequeña imperfección. Has hecho bien en despertar y en plantearte que debes quererte a ti mismo, dejando de ser un hombre florero y avanzando. Quien te conozca un poco, sabrá que eres una persona que puede estar orgullosa de sí misma y que está ahí en lo bueno y en lo malo, para los detalles y el día a día.

Anónimo dijo...

Tal vez sea él el que culpaba de todo a su pareja y el que tenga un sentimiento de inferioridad. Realmente parecía una persona que estaba cuando se le necesitaba pero siempre llegan las sorpresas. Su pareja siempre intentó estar ahí para ayudarle, pero por supuesto no para reclamar ni echarle nada en cara. Solo es que ella sí supo estar en los buenos y en los malos momentos y le quería de verdad. Y la forma de dejarla no ha sido la de un ser adulto que la quería. Lo normal es que se hubiese sentado cara a cara con ella y no por teléfono y le hubiera explicado con tranquilidad el por qué. Después de tantos años es lo mínimo que se podría esperar.

Anónimo dijo...

Vaya vaya, Lunaro, ya vemos como eres igual en todo, no me extrañaba un pelo de gamba, no me imaginaba que tambien en ti vida sentimental.
Agur

Belén dijo...

Mucha suerte a los dos.

Anónimo dijo...

Supongo que uno deja cuando se harta de alguien y ya no le compensa el hecho de querer a esa persona. Lo del sentimiento de inferioridad... en fin, si te van recalcando tus pequeños defectos y la persona con la cual compartes tantos años tiene una especie de complejo de superioridad infundado... pues debe de ser normal sentirse inferior, no?